Algunas personas nos hacen consultas para distribuir dormitorios infantiles con buen Feng Shui que sólo podemos contestar a modo general. Si hay alguna situación que nos motiva a hacer cambios en la habitación de nuestros hijos, porque deseamos mejorar algo hay que estudiar el caso con más profundidad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que ha partir de les 7 años,   el niño  hace un cambio que es significante para el Feng Shui y es importante que no tengan un dormitorio demasiado infantil ya que el niño ya ha dejado de ser un bebé y así afrontará los cambios y su madurez de un modo más favorable.

En general los dormitorios, para que tengan un buen Feng Shui,  deben tener tonos neutros en paredes, techos y puertas. Es mejor aplicar el color en detalles de decoración, excepto en algunos casos que se deben estudiar detenidamente y requieren curas especiales usando colores, formas y materiales concretos.

Los espacios deben tener amplitud y no estar abarrotados de muebles y juguetes. Es importante que no haya un exceso de peluches ni cojines sobres las camas.

La cama debe dominar la puerta, mejor que los pies no estén frente a puertas ni ventanas. Las estructuras de las camas deben tener un buen  cabecero sin agujeros ni barrotes y  estar  libres en  la parte superior, es decir; no son aconsejables ni  literas, ni camas encajadas en muebles de pared, las estanterías colgadas sobre la  cama, ni los doseles.

Las esquinas y puntas de estos elementos  emiten unos rayos de energía negativa  que pueden tener efectos nocivos si estamos expuestos a ellas. 

Si se usan camas nido, es importante que la inferior siempre se pueda levantar a la misma altura que la fija. Es mejor que no quede una cama más baja que la otra.

Las mesillas de noches no deben ser demasiado grandes y no deben estar por encima del nivel de la cama, para evitar que nos golpeemos la cabeza.

La escuela. Cuando los niños son pequeños se puede buscar un espacio especial y crear un símbolo de lo que va a ser, para ellos, el paso por la escuela. Podemos poner una mesa con una silla pequeña con todo muy organizado y por ejemplo unos botes bonitos llenos de lapiceros de colores, es un buen símbolo de Feng Shui,Mejor no poner ni estantes ni cubículos que les agredan.

En niños más mayores de 7 años, el escritorio para que estudien o hagan deberes debe respetar las formas del Feng Shui . En la medida de lo posible desde la silla deben poder ver la puerta y la ventana y su espalda debe estar protegida por una pared o mueble robusto.

En el caso que a un niño le cueste concentrarse le podemos poner frente a una pared, siempre que domine la puerta y esta no quede a sus espaldas.

Mejor evitar poner escritorios bajo las camas porque la presión que ejerce esta no es favorable para la concentración.

Si se estudia en el dormitorio habrá que ventilar antes de estudiar y antes de ir a dormir, ya que la energía que se genera cuando estamos estudiando y concentrados no es positiva para ir a dormir.

Es importante tener en cuenta el número KUA del niño tanto para ubicar la cama como el escritorio y orientar al chico en una de sus orientaciones favorables así mejoraremos su descanso y su concentración.

Si los consejos no fueran suficientes y el niño no puede concentrarse, dormir bien o incluso tiene algún otro problema seguramente será necesario hacer un estudio para ver que tipo de energía habita en su dormitorio y hacer curas mucho más  concretas .

Algunos dormitorios no son adecuados para los estudios dado que la energía que tienen no favorece al niño.