Éxito en el pequeño comercio

Abrir una tienda hoy en día, puede suponer un esfuerzo mayor que hace unos años. Un buen comerciante debe dominar varias disciplinas, tales como : técnicas de comunicación, estrategias de marketing, dominio de redes sociales, entre muchas otras. Una de las causas es que los compradores de hoy han cambiado su modo de consumir y usan diferentes canales para obtener el producto deseado según su estado de ánimo.

Es necesario conocer  muy bien al público al que nos dirigimos y observar cuál es su comportamiento para ofrecer  una buena experiencia de compra.

Debemos saber qué hace nuestra competencia para  diferenciarnos de ella. Hay que trabajar para ser diferentes y de este modo conseguiremos mayores ventas.

Todo y que  algunos comercios de toda la vida bajan sus precios para conseguir más clientes, está demostrado que esta no es la mejor estrategia a llevar a cabo, ya que puede resultar muy difícil luchar contra grandes empresas que disponen de costes mucho más bajos. Seguro que hay alguna cosa que nos hace especiales o distintos,  tan sólo debemos acertar el modo de mostrarlo al cliente.

Fuera de las grandes ciudades, podemos apreciar un mayor impacto de la crisis y de la falta de diversidad en los comercios y eso no resulta nada bueno para pequeñas poblaciones que han sido golpeadas duramente por la situación económica actual. Es importante que haya una buena concienciación  y profesionalización a la hora de emprender cualquier negocio y todo ello puede provocar que el resultado sea un  gran éxito o un fracaso absoluto.

A partir de dominar cada una de las técnicas que nos ofrece el Retail, podemos también apoyarnos en el Feng Shui.

Es recomendable estudiar el espacio y ver de que energía está nutrido para sacarle el mayor partido posible.

Algunos negocios han vivido tiempos de gloria y de pronto todo esto cambia sin saber muy buen porqué.

La respuesta la podemos encontrar en el Feng Shui. Simplemente realizando un estudio y haciendo algunas modificaciones en el espacios, incluso sin llegar a hacer obras en algunos casos, podemos mejorar muchísimo nuestro comercio.

Siempre desde el sentido común.

Creemos mucho en lo que hacemos y defendemos que toda persona tiene un lugar en esta vida donde sentirse plena y satisfecha. Lo experimentamos cada día en nuestras propias vidas.

Y todo y tener éxito nadie puede asegurar que en unos años todo cambie y nuestro concepto de negocio ya no sea rentable como vemos en tiendas míticas de algunas ciudades como Vinçon en Barcelona. Por ello  otra de las claves es nuestra actitud ante las adversidades,debemos estar preparados para cualquier cambio y no tener miedo.