Os sonará este título seguramente.

Seguro que muchos de vosotros ya habéis leído La Magia del Orden escrito por Marie Kondo.  Este libro nos ayuda a  entender la teoría del vacío tan necesaria en  el Feng Shui y también qué nos aporta el orden.

 

Yo misma he querido aplicar el sistema Kon Mari en mi propia casa para ver si da resultado ya que Marie Kondo asegura que después de aplicar su sistema ya no volveremos a ser desordenados  nunca más y podremos vivir la vida que hemos soñado siempre.

¿A quién no le atrae eso?  A mí muchísimo, es evidente.

Primero porque teniendo un “desordenador” en potencia de 3 años, en mi casa, siento el orden como una necesidad o más bien como un sueño imposible y segundo porque siempre he tenido muy presente cómo quiero que sea mi vida y mi casa, por ello,  ante la posibilidad de poderla mantener  tal y como me gusta me siento muy atraída.

Así que ya os contaré en cuanto termine porque este proceso puede durar hasta 6 meses.

A lo largo de estos años, desde que elegí aplicar el Feng Shui, muy a menudo aparecen las ganas de tirar y hacer limpieza de cosas viejas.  Esta acción es realmente necesaria tanto para nuestras vidas como para nuestros espacios.

El Feng Shui aprovecha la energía positiva de los 5 elementos y del espacio que habitamos para que nos favorezca. El llamado Qi.

En cuanto acumulamos cosas en la parte alta de los armarios, bajo el canapé de la cama, en el garaje, en la bohardilla, en el armario de la cocina lleno de tuppers sin tapa o en lo alto de una estantería; en esa caja tan mona que compraste en Ikea para que quedara mejor, lo que estamos generando es energía Sha.  Para que nos entendamos fácilmente el Sha es como el polvo.

Por tanto, todo lo que no movemos durante meses, años, décadas, etc… el resultado es igual a: ¡Estamos rodeados de polvo! ¿Y a quién le gustar eso?

El espacio que ocupa el Sha no puede ser ocupado por que el Qi , por esta razón debemos eliminarlo lo antes posible para dejar paso a que se llene del preciado Qi, que podemos describir como el sol entrando por la ventana.

Si vaciamos damos lugar para que entren nuevas cosas y nueva energía, os puedo asegurar que aparte de sentirte liberado en cuanto retiras grandes volúmenes de objetos van a cambiar y a mejorar situaciones de vuestras vidas.

Este es el paso principal para iniciar el Feng Shui en un espacio.  Os animo a probarlo y a que me contéis qué cosas fantásticas os han sucedido.