Algunos cambios son buenos y aquellos que tengan que ver con nuestro hogar también deben serlo. Sigue paso a paso los recomendaciones que te ofrece el feng shui y mejora la energía procedente de tu santuario.

Mirian Díaz

Nuestro hogar debe ser un lugar en el que nos sintamos en paz y armonía. Deber ser un habitáculo en el que estemos tranquilos y seguros, fuera de las garras del mundo exterior. Independizarse no es fácil, vivir en pareja a veces da miedo y la llegada de un bebé puede suponer un verdadero quebradero de cabeza, pero los cambios en casa deben hacernos sentir mejor y para afrontar mejor estas situaciones está el feng shui.

El portal Manomano.es y su blogger Dolors Arroyo, especialista en feng shui, comparten con nosotros algunos consejos para ponerse manos a la obra y hacer que estos cambios en tu vida no sean motivo de agobios ni tensiones. De esa forma, mejora la energía de tu hogar de una forma u otra según la situación en la que te encuentres.

Consejos feng shui según tus circunstancias

¿Te independizas por primera vez y es tu primera casa? Si es así, haz una limpieza de sal. Llena un cubo de 5 a 8 litros y vierte un kilogramo de sal. A continuación, friega cada habitación siguiendo las agujas del reloj. De ese modo, renovarás la energía y harás que esté más fresca. De igual forma, no dejes los espacios vacíos para que no parezcan demasiado fríos. Si no tienes suficientes muebles, usa plantas. También puedes optar por invitar a tus amigos. De esa forma, la alegría y el buen rollo se quedarán instaurados en casa.

En el caso de que te vayas a vivir en pareja, haced juntos una limpieza de sal como en el caso anterior, antes de llenarlo de muebles. No debéis olvidar que la decoración tiene que ser cosa de dos y resulta importante ser tolerantes y nada rígidos para que ambos estéis a gusto en vuestro hogar. La entrada y el dormitorio son espacios importantes. En el primero es mejor que no pongáis objetos que supongan un obstáculo, pues la puerta de entrada simboliza la boca y hay que dejar vía libre para poder expresarse. Es de vital importancia que vuestra alcoba no sea un lugar frío. Es imprescindible buscar la simetría, usar colores neutros y tener un buen cabecero.

La llegada de un nuevo miembro supone un acontecimiento único. Es muy recomendable utilizar en la decoración de interior colores suaves, como blancos rotos o tonos marfil. El techo ha de ser blanco para dar claridad y luz, y la cama o cuna, si es posible, debe estar entre dos paredes para que esté protegido, sin instalaciones de ningún tipo al lado del cabecero.

 ¿Tus hijos se han marchado de casa y crees que es el mejor momento para recuperar tu hogar?  Lo primero es reemplazar los trastos viejos o aquellos objetos que generan recuerdos tristes por cosas nuevas que otorguen energía nueva. Nunca dejes cerrada una habitación. Dale vida y encuéntrale un sentido en forma de despacho, sala de lectura o habitación de invitados.